Información

Identificación de serpiente


¿Alguien puede identificar esta serpiente? Fotografiado en una casa en Los Lunas, NM, USA.


Echa un vistazo a Desert Kingsnake (Lampropeltis getula splendida). Es originaria de Nuevo México.

Fuente: Desert Kingsnake (wikipedia)


¿Qué define los diferentes modos de locomoción de las serpientes?

Los animales se mueven de diversas formas, como lo indica en parte la amplia variedad de andares y modos que se han descrito para la locomoción de los vertebrados. Gran parte de la variación en los andares de los animales con extremidades se asocia con el cambio de velocidad, mientras que los diferentes modos de locomoción de las serpientes a menudo se asocian con el movimiento en diferentes superficies. Durante varias décadas, los diferentes tipos de locomoción de serpientes se han categorizado como uno de los cuatro modos principales: rectilíneo, ondulación lateral, viento lateral y concertina. Un trabajo empírico reciente muestra que el esquema de cuatro modos de locomoción de las serpientes es demasiado conservador. Por ejemplo, durante la ondulación lateral acuática, el tiempo entre la actividad muscular y la flexión lateral cambia a lo largo de la longitud de la serpiente, lo que es diferente a la ondulación lateral terrestre. El patrón motor utilizado para evitar la flacidez al cerrar los huecos también sugiere que la ondulación lateral arbórea en superficies estrechas o con algunos puntos discretos de apoyo tiene un patrón motor diferente al de la ondulación lateral terrestre cuando se soporta toda la longitud de la serpiente. En todos los tipos de locomoción en concertina, la distancia desde la cabeza hasta la cola cambia sustancialmente a medida que las serpientes se flexionan alternativamente y luego se extienden por diferentes partes de su cuerpo. Sin embargo, las serpientes trepando cilindros con concertina ejercen fuerzas medialmente para lograr un agarre en la rama, mientras que los túneles requieren empujar lateralmente para formar una región de anclaje. Además, se utilizan diferentes patrones motores para estos dos tipos de movimiento de acordeón. Algunas serpientes trepan cilindros verticales con una envoltura helicoidal completamente alrededor del cilindro, mientras que todas las otras formas de concertina doblan regiones del cuerpo alternativamente hacia la izquierda y hacia la derecha. Los datos actuales apoyan la locomoción rectilínea y el viento lateral como modos distintos, mientras que la ondulación lateral y la concertina se utilizan mejor para definir categorías de pasos con algunas similitudes unificadoras. En parte como resultado de diferentes patrones motores, propongo reconocer cinco y cuatro tipos distintos de ondulación lateral y concertina, respectivamente, lo que da como resultado un total de 11 pasos distintos que antes se reconocían como solo cuatro.


Contenido

La mayoría de las especies de serpientes marinas adultas crecen entre 120 y 150 cm (4 y 5 pies) de longitud, [6] con la más grande, Hydrophis spiralis, alcanzando un máximo de 3 m (10 pies). [7] Sus ojos son relativamente pequeños con una pupila redonda [8] y la mayoría tiene fosas nasales ubicadas dorsalmente. [9] Los cráneos no difieren significativamente de los de los elápidos terrestres, aunque su dentición es relativamente primitiva con colmillos cortos y (con la excepción de Emidocéfalo) hasta 18 dientes más pequeños detrás de ellos en el maxilar. [3]

La mayoría de las serpientes marinas son completamente acuáticas y se han adaptado a los ambientes marinos de muchas formas, la más característica de las cuales es una cola en forma de remo que ha mejorado su habilidad para nadar. [10] En diversos grados, los cuerpos de muchas especies están comprimidos lateralmente, especialmente en las especies pelágicas. Esto a menudo ha provocado que las escamas ventrales se reduzcan de tamaño, incluso difíciles de distinguir de las escamas adyacentes. Su falta de escamas ventrales significa que se han vuelto virtualmente indefensos en tierra, pero como viven todo su ciclo de vida en el mar, no tienen necesidad de salir del agua. [6] [9]

El único género que ha conservado las escamas ventrales agrandadas es el kraits de mar, Laticauda, con solo cinco especies. Estas serpientes se consideran más primitivas, ya que todavía pasan gran parte de su tiempo en tierra, donde sus escamas ventrales les brindan el agarre necesario. [6] [9] Laticauda Las especies también son las únicas serpientes marinas con escamas internasal, es decir, sus fosas nasales no están ubicadas dorsalmente. [10]

Dado que la lengua de una serpiente puede cumplir su función olfativa más fácilmente bajo el agua, su acción es corta en comparación con la de las especies de serpientes terrestres. Solo las puntas bifurcadas sobresalen de la boca a través de una muesca dividida en el medio de la escala rostral. [3] Las fosas nasales tienen válvulas que consisten en un tejido esponjoso especializado para excluir el agua, y la tráquea puede llegar hasta donde el conducto nasal corto se abre hacia el techo de la boca. Esta es una adaptación importante para un animal que debe salir a la superficie para respirar, pero puede tener la cabeza parcialmente sumergida al hacerlo. El pulmón se ha vuelto muy grande y se extiende casi por toda la longitud del cuerpo, aunque se cree que la parte posterior se desarrolló para ayudar a la flotabilidad en lugar de intercambiar gases. El pulmón extendido posiblemente también sirve para almacenar aire para las inmersiones. [6] [9]

La mayoría de las especies de serpientes marinas pueden respirar a través de la parte superior de su piel. Esto es inusual para los reptiles, porque su piel es gruesa y escamosa, pero los experimentos con la serpiente marina negra y amarilla, Pelamis platura (una especie pelágica), han demostrado que esta especie puede satisfacer aproximadamente el 25% de sus necesidades de oxígeno de esta manera, lo que permite inmersiones prolongadas. [11]

Al igual que otros animales terrestres que se han adaptado a la vida en un entorno marino, las serpientes marinas ingieren considerablemente más sal que sus parientes terrestres a través de sus dietas y cuando inadvertidamente ingieren agua de mar. Esto significaba que tenían que desarrollar un medio más eficaz para regular la concentración de sal de su sangre. En las serpientes marinas, las glándulas sublinguales posteriores, ubicadas debajo y alrededor de la vaina de la lengua, evolucionaron para permitirles expulsar la sal con la acción de la lengua. [3] [9]

La escala entre las serpientes marinas es muy variable. A diferencia de las especies de serpientes terrestres que tienen escamas imbricadas para protegerse contra la abrasión, las escamas de la mayoría de las serpientes marinas pelágicas no se superponen. Especies que habitan en arrecifes, como Aipysurus, tienen escamas imbricadas para protegerse contra el coral afilado. Las escamas en sí pueden ser lisas, aquilladas, espinosas o granulares, estas últimas a menudo parecen verrugas. Pelamis tiene escamas corporales que son "parecidas a clavijas", mientras que las de la cola son placas hexagonales yuxtapuestas. [9]

La vista, la quimiorrecepción (chasquido de la lengua) y el oído son sentidos importantes para las serpientes terrestres, pero estos estímulos se distorsionan en el agua. [12] [13] La escasa visibilidad, la dilución química y la limitación de las vibraciones terrestres bajo el agua sugieren que las serpientes marinas y los kraits marinos pueden tener capacidades sensoriales únicas para compensar la relativa falta de otras señales sensoriales. [14]

Se sabe muy poco sobre la visión de las serpientes marinas. Un estudio de los fotorreceptores retinianos de los Lapemis curtus, y cuernos, Acalyptophis peronii, las serpientes marinas encontraron tres clases de pigmentos visuales, todos de células de conos. [15] A pesar de la ausencia de células bastón en los ojos de las serpientes marinas, Simeos et al. encontró genes de células bastón (rh1) todavía se estaban expresando [16] sugiriendo que en las serpientes marinas algunos conos pueden ser bastones transmutados. Sin embargo, las observaciones del comportamiento indican que la visión tiene un papel limitado en la captura de presas y en la selección de pareja, pero las vibraciones del sonido y la quimiorrecepción pueden ser importantes. [17] [18] Un estudio identificó pequeños órganos sensoriales en la cabeza de Lapemis curtus [19] similar a los mecanorreceptores de los caimanes y la serpiente acuática Acrochodus que se utilizan para detectar el movimiento de las presas de los peces. [20] Westhoff et al. registró respuestas cerebrales auditivas a la vibración bajo el agua en Lapemis curtus, [21] que son lo suficientemente sensibles como para detectar el movimiento de las presas, pero no tan sensibles como los sistemas de línea lateral de los peces. De manera similar, la visión parece tener una importancia limitada para encontrar pareja. Shine experimentó aplicando secreciones de la piel (feromonas) a objetos parecidos a serpientes para ver si los machos de serpientes marinas con cabeza de tortuga, Emydocephalus annulatus, se sienten atraídos por las feromonas femeninas. Shine descubrió que, aunque la visión puede ser útil en distancias cortas (menos de 1 m [3 pies]), las feromonas son más importantes una vez que el macho entra en contacto físico con un objeto. [22]

La culebra de olivo, Aipysurus laevis, se ha descubierto que tiene fotorreceptores en la piel de su cola, lo que le permite detectar la luz y presumiblemente asegurando que esté completamente oculta, incluida su cola, dentro de los agujeros de coral durante el día. Si bien no se han probado otras especies, A. laevis posiblemente no sea único entre las serpientes marinas a este respecto. [23]

Se han propuesto otros sentidos únicos, como la recepción electromagnética y la detección de presión, [24] para las serpientes marinas, pero aún no se han realizado estudios científicos para probar estos sentidos. [14]

Las serpientes marinas se encuentran en su mayoría confinadas a las cálidas aguas tropicales del Océano Índico y el Océano Pacífico occidental, [6] con algunas especies encontradas en Oceanía. [25] El rango geográfico de una especie, Pelamis platurus, es más ancho que el de cualquier otra especie de reptil, a excepción de unas pocas especies de tortugas marinas. [3] Se extiende desde la costa este de África, desde Djibouti en el norte hasta Ciudad del Cabo en el sur, [26] a través del Océano Índico, el Pacífico, al sur hasta la costa norte de Nueva Zelanda, [25] [ 27] hasta la costa occidental de las Américas, donde ocurre desde el norte de Perú en el sur (incluidas las Islas Galápagos) hasta el Golfo de California en el norte. Se han encontrado especímenes aislados tan al norte como San Diego y Oxnard en los Estados Unidos. [28]

Las serpientes marinas no se encuentran en el Océano Atlántico. [9] Pelamis posiblemente se encontraría allí si no fuera por las corrientes frías de Namibia y el oeste de Sudáfrica que le impiden cruzar hacia el este del Atlántico sur, o al sur de los 5 ° S de latitud a lo largo de la costa oeste de América del Sur. Las serpientes marinas no se encuentran en el Mar Rojo, se cree que se debe a su mayor salinidad, por lo que no existe peligro de que crucen el Canal de Suez. También se cree que la falta de salinidad es la razón por la cual Pelamis no ha cruzado al Caribe a través del Canal de Panamá. [3]

A pesar de sus adaptaciones marinas, la mayoría de las serpientes marinas prefieren las aguas poco profundas cerca de la tierra, alrededor de las islas y, especialmente, en aguas algo resguardadas, así como cerca de los estuarios. [6] [10] Pueden nadar río arriba y se han informado hasta 160 km (100 millas) del mar. [10] Otros, como P. platurus, son pelágicos y se encuentran en líneas de deriva, manchas de escombros flotantes reunidos por las corrientes superficiales. [29] Algunas serpientes marinas habitan manglares y hábitats similares de agua salobre, y se encuentran dos formas de agua dulce sin litoral: Hydrophis semperi ocurre en el lago Taal en las Filipinas, y Laticauda crockeri en el lago Te Nggano en la isla Rennell en las Islas Salomón. [9]

Las serpientes marinas son generalmente reacias a morder, [6] [7] y generalmente se las considera de genio apacible, aunque se observan variaciones entre especies e individuos. [25] Algunas especies, como P. platurus, que se alimentan simplemente tragando a su presa, es más probable que muerdan cuando son provocados porque parecen usar su veneno más para defenderse. Otros, como Laticauda spp., usan su veneno para inmovilizar a sus presas. Las serpientes marinas a menudo son manipuladas sin preocupación por los pescadores locales que las desenredan y las arrojan al agua con las manos desnudas, generalmente sin ser mordidas, cuando las serpientes se enredan con frecuencia en las redes de pesca. [6] [9] Las especies reportadas como mucho más agresivas incluyen Aipysurus laevis, Astrotia stokesii, Enhydrina schistosa, Enhydrina zweifeli, y Hydrophis ornatus. [10]

En tierra, sus movimientos se vuelven muy erráticos. Se arrastran torpemente en estas situaciones y pueden volverse bastante agresivos, golpeando salvajemente cualquier cosa que se mueva, aunque son incapaces de enrollarse y golpear como las serpientes terrestres. [7] [8]

Las serpientes marinas parecen estar activas tanto de día como de noche. Por la mañana, y algunas veces al final de la tarde, se les puede ver en la superficie tomando el sol y se sumergen cuando se les molesta. [6] Se ha informado que nadan a profundidades superiores a los 90 m (300 pies) y pueden permanecer sumergidas hasta unas pocas horas, posiblemente dependiendo de la temperatura y el grado de actividad. [7] [25]

Se han avistado grandes cantidades de serpientes marinas. Por ejemplo, en 1932, un barco de vapor en el Estrecho de Malaca, frente a la costa de Malasia, informó haber avistado "millones" de Astrotia stokesii, un pariente de Pelamis estos supuestamente formaron una línea de serpientes de 3 m (10 pies) de ancho y 100 km (60 millas) de largo. [29] Se desconoce la causa de este fenómeno, aunque probablemente tenga que ver con la reproducción. [3] A veces se les puede ver nadando en bancos de varios cientos, y se han encontrado muchos especímenes muertos en las playas después de los tifones. [8]

Se alimentan de peces pequeños y ocasionalmente de pulpos jóvenes. A menudo se asocian con el percebe de la serpiente de mar (Platylepas ophiophila), que se adhiere a su piel. [30]

A excepción de un solo género, todas las serpientes marinas son ovovivíparas, las crías nacen vivas en el agua donde viven toda su vida. [9] En algunas especies, las crías son bastante grandes, hasta la mitad de largas que la madre. [7] La ​​única excepción es el género Laticauda, que es ovíparo, sus cinco especies ponen sus huevos en la tierra. [9]

Al igual que sus parientes de la familia Elapidae, la mayoría de las serpientes marinas son muy venenosas, sin embargo, cuando ocurren las mordeduras, la inyección de veneno es rara, por lo que los síntomas de envenenamiento generalmente parecen inexistentes o triviales. [10] Por ejemplo, Hydrophis platurus tiene un veneno más potente que cualquier especie de serpiente terrestre en Costa Rica según LD50, pero a pesar de su abundancia en las aguas de su costa occidental, se han reportado pocas muertes humanas. [11] Se informó que la muerte de un pescador de arrastre en aguas australianas durante 2018 fue la primera muerte de una serpiente marina en la región desde que un buzo de perlas murió en 1935. [31]

Las mordeduras en las que se produce el envenenamiento suelen ser indoloras y es posible que ni siquiera se noten cuando se hace contacto. Los dientes pueden permanecer en la herida. Por lo general, se presenta poca o ninguna inflamación y rara vez se ven afectados los ganglios linfáticos cercanos. Los síntomas más importantes son la rabdomiólisis (degradación rápida del tejido del músculo esquelético) y la parálisis. Los primeros síntomas incluyen dolor de cabeza, lengua espesa, sed, sudoración y vómitos. El veneno es de acción muy lenta y los síntomas que ocurren desde 30 minutos hasta varias horas después de la picadura incluyen dolor generalizado, rigidez y sensibilidad en los músculos de todo el cuerpo. El estiramiento pasivo de los músculos también es doloroso y el trismo, que es similar al tétanos, es común. A esto le siguen más tarde los síntomas típicos de otros envenenamientos elápidos, una parálisis flácida progresiva, que comienza con ptosis y parálisis de los músculos voluntarios. La parálisis de los músculos involucrados en la deglución y la respiración puede ser fatal. [32]

Las serpientes marinas se consideraron al principio como una familia unificada y separada, los Hydrophiidae, que luego llegaron a comprender dos subfamilias: las Hydrophiinae, o serpientes marinas verdaderas / acuáticas (ahora 16 géneros con 57 especies), y la más primitiva Laticaudinae, o sea kraits (un género, Laticauda, con cinco especies). Con el tiempo, cuando quedó claro cuán estrechamente relacionadas están las serpientes marinas con los elápidos, la situación taxonómica se volvió menos definida. Algunos taxónomos respondieron moviendo las serpientes marinas a Elapidae, creando así las subfamilias Elapinae, Hydrophiinae y Laticaudinae, aunque esta última puede omitirse si Laticauda está incluido en Hydrophiinae. Nadie ha sido capaz de resolver de manera convincente las relaciones filogenéticas entre los distintos subgrupos elápidos, y la situación aún no está clara. Por lo tanto, otros optaron por continuar trabajando con los arreglos tradicionales más antiguos, aunque solo sea por razones prácticas, o por agrupar todos los géneros en Elapidae, sin subdivisiones taxonómicas, para reflejar el trabajo que queda por hacer. [4] [5] [8] [9]

Género [4] [5] Autoridad taxonómica [4] Especies [4] Subsp. * [4] Nombre común [5] Rango geográfico [5]
Acalyptophis Boulenger, 1895 1 0 serpiente de mar de cabeza espinosa o serpiente de mar con cuernos Golfo de Tailandia, Mar de China Meridional, Estrecho de Taiwán y costas de Guangdong, Indonesia, Filipinas, Nueva Guinea, Nueva Caledonia, Australia (Territorio del Norte, Queensland, Australia Occidental)
Aipysurus Lacépède, 1804 9 1 serpientes marinas oliva Mar de Timor, Mar de China Meridional, Golfo de Tailandia y costas de Australia (Territorio del Norte, Queensland, Australia Occidental), Nueva Caledonia, Islas de la Lealtad, Nueva Guinea meridional, Indonesia, Malasia occidental y Vietnam
Antaioserpens Wells y amp Wellington, 1985 2 0 serpientes excavadoras Australia
Astrotia Fischer, 1855 1 0 Serpiente de mar de Stokes áreas costeras desde el oeste de la India y Sri Lanka a través del golfo de Tailandia hasta el mar de China Meridional, el oeste de Malasia, Indonesia, el este de Nueva Guinea, las costas norte y este de Australia, Filipinas
Emidocéfalo Krefft, 1869 3 0 serpientes marinas de cabeza de tortuga las costas de Timor (mar de Indonesia), Nueva Caledonia, Australia (Territorio del Norte, Queensland, Australia Occidental) y en el mar del sudeste asiático a lo largo de las costas de China, Taiwán, Japón y las islas Ryukyu
Enhydrina Gris, 1849 2 0 serpientes marinas picudas en el Golfo Pérsico (Omán, Emiratos Árabes Unidos, etc.), al sur de las Seychelles y Madagascar,

Sudeste de Asia (Pakistán, India, Bangladesh, Myanmar, Tailandia, Vietnam), Australia (Territorio del Norte, Queensland), Nueva Guinea y Papúa Nueva Guinea

*) Sin incluir la subespecie nominada

Estudios moleculares Editar

Los estudios de datos moleculares sugieren que los tres géneros semiacuáticos monotípicos (Ephalophis, Parahidrofis y Hydrelaps) son los primeros linajes divergentes. [34] El Aipysurus El grupo es monofilético: los especialistas en comer huevos forman linajes separados que divergen temprano. Los Hydrophiini compartieron por última vez un ancestro común hace unos 6 millones de años con la mayoría de los linajes existentes diversificados durante los últimos 3,5 millones de años. los Hidrofis El grupo compartió un último ancestro común hace entre 1,5 y 3 millones de años.

En el mejor de los casos, las serpientes marinas son cautivos difíciles. Ditmars (1933) los describió como cautivos nerviosos y delicados que generalmente se niegan a comer, prefiriendo solo esconderse en el rincón más oscuro del tanque. [8] Más de 50 años después, escribió Mehrtens (1987), aunque rara vez se exhibían en los parques zoológicos occidentales, algunas especies se exhibían regularmente en los acuarios japoneses. El suministro de alimentos disponible limita la cantidad de especies que se pueden mantener en cautiverio, ya que algunas tienen dietas demasiado especializadas. Además, algunas especies parecen intolerantes a la manipulación, o incluso a ser retiradas del agua. En cuanto a sus requisitos en cautiverio, el Laticauda las especies deben poder salir del agua en algún lugar a aproximadamente 29 ° C (84 ° F), junto con un refugio sumergido. Las especies a las que les ha ido relativamente bien en cautiverio incluyen la serpiente marina anillada, Hydrophis cyanocinctus, que se alimenta de peces y anguilas en particular. Pelamis platurus le ha ido especialmente bien en cautiverio, aceptando peces pequeños, incluidos los peces de colores. Sin embargo, se debe tener cuidado de alojarlos en tanques redondos u ovalados, o en tanques rectangulares con esquinas bien redondeadas, para evitar que las serpientes se dañen el hocico al nadar hacia los lados. [9]

La mayoría de las serpientes marinas no están en las listas de protección de CITES, [10] [35] sin embargo, una especie, Laticauda crockeri, se clasifica como vulnerable. Varias especies de Aipysurus se enumeran con un estado de conservación de mayor preocupación, la especie Timor A. fuscus se sabe que está en peligro de extinción, y otros dos se encuentran en los mares al norte de Australia, la hoja escamosa A. foliosquama y de nariz corta A. apraefrontalis, están clasificados como en peligro crítico según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. [36]


Nuevas especies de serpientes marinas encontradas en & # 8230 .. Museo

El único espécimen de la serpiente marina mosaica, Aipysurus mosaicus, fue encontrado por casualidad por el profesor John Elmberg de la Universidad de Kristianstad en Suecia y el profesor Arne Rasmussen de la Escuela de Conservación de la Real Academia Danesa de Bellas Artes.

Los científicos examinaron frascos de serpientes llenos de formalina en el Museo de Historia Natural de Copenhague y encontraron dos serpientes marinas con el mismo nombre en la etiqueta, que habían estado allí desde que fueron enviadas a casa por los grandes coleccionistas de los dieciocho cientos.

& # 8220Pero se veían diferentes y no parecían pertenecer al mismo grupo de serpientes. Ahí fue donde comenzó el trabajo de detective. Después de comparar las serpientes marinas con otras especies similares en otros museos de Europa, era aún más obvio que habíamos encontrado una nueva serpiente marina distinta, & # 8221 explicó el profesor Elmberg, coautor de un artículo que informa el descubrimiento en la revista. Zootaxa (artículo completo disponible en la Universidad de Kristianstad).

& # 8220Los museos probablemente están llenos de especies no descubiertas y son un archivo invaluable digno de protección, al igual que la jungla misma, & # 8221, agregó el profesor Elmberg.

La serpiente marina Mosaic recibió su nombre por su piel con un patrón inusual, que se parece a un mosaico de piso romano, vive en uno de los entornos más amenazados del mundo: los arrecifes de coral tropicales del norte de Australia y el sur de Nueva Guinea.

& # 8220Las serpientes marinas son un buen indicador de cómo están los arrecifes de coral y otros ecosistemas preciosos. Si quedan serpientes en el medio ambiente, muestra que los arrecifes están sanos e intactos '', dijo el profesor Elmberg.

& # 8220Hay millones de serpientes marinas, pero cómo viven, dónde y a qué profundidad es difícil de saber exactamente porque estas serpientes son muy difíciles de estudiar. & # 8221

Se considera que algunas especies de serpientes marinas tienen el veneno más fuerte de todas las serpientes, pero debido a que la especie que los científicos descubrieron es una de las pocas que se alimentan de huevos de peces, solo tiene colmillos muy pequeños y, por lo tanto, es prácticamente inofensiva. De las 3.000 especies de serpientes del mundo, solo unas 80 viven en los océanos.

& # 8220 Este descubrimiento también destaca muy claramente la importancia del tesoro de biodiversidad del museo & # 8217s. Aún quedan muchas especies por descubrir en los museos del mundo, que desafortunadamente a menudo luchan por financiar sus operaciones, concluyó el profesor Elmberg.

Información bibliográfica: Kate L. Sanders et al. 2012. Aipysurus mosaicus, una nueva especie de serpiente marina que come huevos (Elapidae: Hydrophiinae), con una redescripción de Aipysurus eydouxii (Gray, 1849). Zootaxa 3431: 1–18


La Universidad de Texas en Arlington

Jonathan Campbell, profesor de biología en la Universidad de Texas en Arlington, sostiene un frasco que contiene una serpiente Cenaspis aenigma en el Centro de Investigación de Diversidad de Anfibios y Reptiles en Arlington. Campbell descubrió el Cenaspis aenigma, que se traduce como "serpiente cena misteriosa", dentro de una serpiente de coral. (Daniel Carde / Fotógrafo del personal)

Un profesor de UT Arlington que ha estado estudiando reptiles y anfibios durante décadas ha nombrado un nuevo tipo de serpiente que encontró en el vientre de otra serpiente.

En un artículo publicado el mes pasado, el profesor de biología Jonathan Campbell hizo oficial su descubrimiento de hace 40 años: había encontrado una nueva especie y género de serpientes. Aunque dijo que ha descubierto alrededor de 200 nuevas especies de serpientes, esta es la última antes de la jubilación de Campbell & # 8217 esta semana.

Él y otros dos herpetólogos, Eric Smith y Alexander Hall, nombraron a la serpiente & # 160 Cenaspis aenigma,& # 160lo que significa & # 8220 serpiente cena misteriosa & # 8221

Campbell, quien ha estado en UT Arlington durante 37 años, encontró la serpiente dentro de una serpiente en una parte remota de México, a unas 30 millas de un pequeño pueblo llamado Rizo de Oro en el estado de Chiapas. Solo hay dos formas de llegar: puedes caminar o montar en mula por la montaña.

Algunas personas con las que se había hecho amigo en el área señalaron a Campbell a una serpiente de coral centroamericana que habían matado, y Campbell notó que su vientre se veía lleno.

Así que recogió la serpiente muerta y se la llevó a los Estados Unidos en 1976, donde la diseccionó y dentro encontró una serpiente de 10 pulgadas de largo.

Jonathan Campbell, profesor de biología de la Universidad de Texas en Arlington, sostiene un frasco que contiene una serpiente Cenaspis aenigma en el Centro de Investigación de Diversidad de Anfibios y Reptiles. La pequeña serpiente fue encontrada en el vientre de una serpiente de coral. (Daniel Carde / Fotógrafo del personal)

Lo sorprendente del descubrimiento no fue que la serpiente se encontrara en el vientre de otra serpiente. Se sabe que las serpientes coralinas, la que se comió la "serpiente misteriosa de la cena", se comen a otras serpientes. (Tiene sentido, dijo Campbell: si eres una serpiente de coral, otra serpiente es la forma de comida más fácil de comer).

"Lo que hace que este sea especial es que provino de un área muy, muy remota en la que pocas personas han estado", dijo Campbell. & # 160 "Y resulta que es una pequeña serpiente que no se puede colocar en ninguna grupo."

Dijo que era & # 160 una serpiente "extraña" en términos de su anatomía & # 8212; la serpiente que encontró es un macho con un sistema reproductivo diferente a cualquier género de serpientes conocido.

En al menos una docena de visitas al área con otros investigadores, Campbell y su equipo nunca encontraron otra de esas serpientes.

"Encontramos más serpientes coralinas, pero no hemos encontrado más serpientes pequeñas que son tan inusuales", dijo Campbell. & # 160

Eso es porque la pequeña serpiente probablemente vive bajo tierra y come arañas e insectos, dijo.

Los reptiles se conservan en frascos de etanol en el Centro de Investigación de la Diversidad de Anfibios y Reptiles de la Universidad de Texas en Arlington. El recién nombrado Cenaspis aenigma, que se traduce como "serpiente misteriosa cena", se conserva de la misma manera. (Daniel Carde / Fotógrafo del personal)

La serpiente se conserva en un frasco lleno de etanol en el Centro de Diversidad de Anfibios y Reptiles en el campus de UT Arlington, donde es un espécimen entre aproximadamente 225,000 otros. Es la colección más grande de su tipo en Texas, y "cada criatura tiene una historia", dijo Campbell.

Su frasco está adornado con una cinta roja, lo que significa que el espécimen en particular en el interior fue uno que ayudó a los investigadores a definir una nueva especie.

Algunos especímenes los han recolectado los investigadores de UT Arlington. Otros son obsequios de zoológicos o el resultado de intercambios con otras colecciones de reptiles y anfibios. Todos los especímenes están muertos & # 8212 algunos son asesinados para que puedan ser preservados, pero muchos, como la serpiente dentro de una serpiente, se encuentran muertos. Los investigadores de UT Arlington hacen mucho "trabajo de rescate", dijo Campbell.

Campbell se maravilla de las criaturas en filas y filas de estantes en el centro y dice que podría contar una historia sobre cada especie allí. Él atribuye su fascinación por la herpetología & # 8212 y más ampliamente, la naturaleza & # 8212 a crecer en México y varios países centroamericanos.

A menudo se le pregunta, cuando habla de una serpiente o una zarigüeya o incluso un armadillo: Bueno, ¿de qué sirven?

"Bueno, ya sabes, ¿de qué sirve la Mona Lisa?" dijo. & # 160 "Tienen un valor intrínseco y un valor estético. Me gustaría que más personas pudieran apreciar la belleza estética de la naturaleza en general".

Campbell planea quedarse en UT Arlington incluso después de que se jubile esta semana. Está terminando un libro sobre la herpetología de México en el que ha estado trabajando durante unos 45 años, que dijo que eclipsará todo lo demás que ha hecho.

Mientras Campbell trabaja en eso, espera que la publicación del artículo sobre su último descubrimiento de especies de serpientes aliente a otros investigadores a seguir buscando una vida. Cenaspis aenigma , por lo que la especie se puede estudiar más a fondo.


Serpiente escarlata

La mayoría de las serpientes escarlatas adultas miden entre 14 y 20 pulgadas (36 a 51 cm) de longitud total. Estas serpientes de cuerpo delgado tienen un color de fondo dorsal gris blanquecino con largas manchas rojas bordeadas de negro en todo el cuerpo. Tanto las manchas rojas como las de color gris blanquecino están separadas por negro. Como resultado, las manchas rojas y gris blanquecino no se tocan entre sí. La cabeza pequeña y puntiaguda apenas se distingue del cuello y es de color rojo con una banda de color claro distintiva justo detrás de los ojos. La coloración de los juveniles es la misma que la descrita para los adultos.

Rango en Florida

Las serpientes escarlatas se encuentran en toda Florida y en todos los condados excepto en los Cayos de Florida.

Evaluación de riesgo para personas y mascotas

No venenosa. Las serpientes escarlatas no son peligrosas para las personas ni para las mascotas.

Comparación con otras especies

Serpiente de coral arlequínMicrurus fulvius) Venenoso Las serpientes de coral arlequín tienen anillos rojos y negros alternos separados por anillos amarillos más estrechos y un hocico negro redondo.

Descripción detallada

La mayoría de las serpientes escarlatas adultas miden entre 14 y 20 pulgadas (36 a 51 cm) de longitud total, con una longitud récord registrada de 35,5 pulgadas (82,8 cm). Estas serpientes de cuerpo delgado tienen un color de fondo dorsal gris blanquecino con largas manchas rojas bordeadas de negro en todo el cuerpo. Tanto las manchas rojas como las de color gris blanquecino están separadas por negro. Como resultado, las manchas rojas y gris blanquecino no se tocan. El patrón del vientre es uniformemente gris blanquecino. Las escamas del cuerpo son lisas y brillantes, y hay 19 filas de escamas en la mitad del cuerpo. La cabeza pequeña y puntiaguda apenas se distingue del cuello y es roja con una banda de color claro distintiva justo detrás de los ojos. La pupila es redonda. La coloración de los juveniles es la misma que la descrita para los adultos.

Habitat

Las serpientes escarlatas se encuentran comúnmente en bosques de pinos, praderas secas, hamacas de madera dura y montículos de arena. Estas serpientes secretas son principalmente excavadoras y generalmente se encuentran debajo de rocas, troncos y otros escombros. Aunque pueden ser abundantes localmente, no se ven comúnmente debido a su naturaleza reservada. Esta especie se encuentra ocasionalmente en vecindarios suburbanos donde el desarrollo invade hábitats favorables.

Comportamiento defensivo

Cuando son capturadas, las serpientes escarlatas rara vez muerden en defensa. Si se agarran o inmovilizan, por lo general esconden la cabeza debajo de las espirales del cuerpo, y algunas personas levantan la cola en un aparente intento de desviar cualquier ataque potencial lejos de la cabeza. También pueden liberar un almizcle maloliente de un par de glándulas en la base de la cola.

Dieta y comportamiento alimentario

Las serpientes escarlatas se alimentan principalmente de huevos de reptiles. Sin embargo, también se ha documentado que comen pequeños lagartos, serpientes, ranas, salamandras, crías de pequeños mamíferos e invertebrados. Aunque algunas presas pequeñas pueden ser tragadas de inmediato, las presas vertebradas generalmente mueren primero por constricción.

Reproducción

En Florida, las hembras suelen poner entre 12 y 13 huevos blancos alargados, que suelen eclosionar a finales del otoño. Los huevos suelen depositarse en madrigueras subterráneas o debajo de rocas y otros escombros. Las hembras pueden poner más de una puesta de huevos por año.

Comentarios

  • Serpiente escarlata de FloridaCemophora coccinea coccinea) Las serpientes escarlatas de Florida se encuentran en Florida desde aproximadamente el sur del condado de Marion y tienen 7 escamas en el labio superior.
  • Serpiente escarlata del norte (Cemophora coccinea copei) Las serpientes escarlatas del norte se encuentran en el norte de Florida al oeste a través del Panhandle y generalmente tienen 6 escamas en el labio superior.

Las serpientes escarlatas pueden estar activas todo el año en el sur de Florida. Estas serpientes son nocturnas y a veces se las ve cruzando las carreteras después del anochecer.

Las serpientes escarlatas en Florida tienen patrones de color que se asemejan mucho al patrón de color de los arrecifes de coral arlequín (ver la sección de comparación con otras especies más arriba). Sin embargo, la suposición de que esta similitud se debe al mimetismo no se ha investigado mediante estudios de campo.

"El rojo toca el amarillo, mata a un compañero, el rojo toca el negro, falta el veneno". Esta y otras rimas similares se usan comúnmente para diferenciar la secuencia de bandas de serpientes escarlatas de las serpientes coralinas venenosas en Florida. Aunque estas rimas son ciertas la mayor parte del tiempo en Florida, recuerde que las variaciones de color inusuales a veces rompen las reglas. Therefore, if you are not 100% positive of the identification of a snake, it is best to leave the snake alone.

Florida counties with confirmed records

If you have a new or interesting observation for this species, please email the herpetology staff at the Florida Museum.

Referencias y lecturas adicionales

Ernst, C.H. and E.M. Ernst. 2003. Snakes of the United States and Canada. Smithsonian Institution Press, Washington, DC. 668 pp.

Krysko, K.L., K.M. Enge, and P.E. Moler. 2019. Amphibians and Reptiles of Florida. University of Florida Press, Gainesville, Florida. 706 pp.

Powell, R., R. Conant, and J.T. Collins. 2016. Peterson Field Guide to Reptiles and Amphibians of Eastern and Central North America. Fourth edition. Houghton Mifflin Harcourt Publishing Company, Boston and New York. xiv + 494 pp.

Share your observations

You can help scientists better understand the biology and distribution of this species by sharing your observations. Send photos or videos of interesting observations, along with associated information, by emailing the herpetology staff at the Florida Museum for documentation in the Museum’s Herpetology Master Database. You can also post your observations on iNaturalist.

Additional helpful information

Still have questions about snakes or identifications? Feel free to email the herpetology staff at the Florida Museum with your questions or feedback on this profile.

Banner photo courtesy of Todd Pierson. Please credit any photographers on the page and see our copyright policy.


Sphenodontia

Sphenodontia (“wedge tooth”) arose in the Mesozoic era and includes only one living genus, Tuátara, comprising two species that are found in New Zealand (Figure 7). Tuataras measure up to 80 centimeters and weigh about 1 kilogram. Although quite lizard-like in gross appearance, several unique features of the skull and jaws clearly define them and distinguish the group from the squamates.

Figure 7. This tuatara from New Zealand may resemble a lizard but belongs to a distinct lineage, the Sphenodontidae family. (credit: Sid Mosdell)


Identification of snake - Biology

Nombre científico: Agkistron contortrix
Nombre común:
Copperhead Snake

(Information in this Species Page was compiled by Rebecca Young in Biology 220W, Spring 2003, at Penn State New Kensington)

Apariencia
Copperheads (Agkistron contortrix) get their names, quite logically, from their un-marked, copper-red colored heads. Copperheads have light-brown, or orange, or pink bodies that are highlighted by dark, chestnut brown cross bands which form a series of hourglass shapes across their backs. The thickness and continuity of these cross bands are important characteristics in identifying the five sub-species of A. contortrix. Belly markings of these snakes consist of gray to black blotches that are blended together to make a cloudy or marbled pattern. Copperheads are typically 2 to 3 feet in length although individuals up to 4 ½ feet long have been reported. Females are longer than males, but males have proportionally longer tails. The bodies of A. contortrix are stout and taper abruptly to form the much smaller diameter tail. Immature copperheads have tails that are bright yellow, and they may use these colored tails to attract prey.

Distancia
Copperheads are found throughout the eastern and central United States from Connecticut to Kansas and Florida to western Texas. The five sub-species are roughly distributed in a northern, northwestern, southern, and two southwestern sub-regions of their broad geographic range.

Habitat
Copperheads can thrive in a variety of habitats including rocky, wooded areas, wood and sawdust piles, mountains, brushy zones along streams and creeks, abandoned farm buildings and old foundations, junk yards, swamps, brush piles, and desert oases and canyons. Copperheads are usually solitary except during their mating season. They do hibernate in communal dens, though, not only with other copperheads but also with snakes of a variety of species (including rat snakes and rattlesnakes). In the spring and fall copperheads can be frequently seen during the day, but in the warm summer months they are primarily nocturnal. Humid, warm nights, especially nights after a rain, are ideal times to see active copperheads.

Apareamiento y reproducción
Males fight for the right to mate with females. Males who lose a mating contest are not likely to ever challenge another male again. Females also may fight prospective mates and will not mate with an individual who backs down from an initial encounter. The outcomes, then, of these mating fights are extremely important selective pressures that determine the surviving or succeeding genes and behaviors in the A. contortrix población.

Copperheads mate in the late spring or early fall. Females are able to store sperm (often from a variety of different males) and defer the fertilization of their eggs for extended periods of time. Ovulation and fertilization usually occur in the spring. In the fall, a female will give birth to 1 to 14 young usually near her established hibernation den. Larger females give birth to greater numbers of young. The young are born live, encased in a thin membrane from which they quickly emerge. The development of this type of “live” births (termed “ovoviviparous” reproduction) reduces the exposure of the egg encased embryos to both predation and environmental damage. The young copperheads are 8 to 10 inches long and are born with both fangs and venom. The young snakes may even take prey in the weeks remaining before they must enter the hibernation den for the winter.

Prey
Copperheads are pit vipers (Family Viperidae). Their facial pits are heat sensory structures located between their eyes and nostrils. These pits are used to detect and accurately strike their warm-blooded prey. Copperheads eat many species of rodents (mice, chipmunks etc), frogs, lizards, other snakes, small birds, and even insects (especially large caterpillars and cicadas). An individual snake may eat only 10 or 12 meals a year (depending on the size of the prey taken). After locating its prey by both olfaction and heat sensation, the snake strikes and injects the animal with venom. The venom breaks down blood cells and leads quickly to circulatory collapse. The snake then swallows its prey whole (a task facilitated by its loosely hinged jaws) and relies on its powerful digestive secretions to break down all parts of the swallowed organism (including bones and fur).

Bite of a Copperhead
The bite of a copperhead is extremely painful but is not, usually, life threatening for a healthy adult. Children and pets and individuals with compromised immune systems, though, may have serious reactions to the venom. Copperheads bite more people in the United States than any other venomous snake, so it is fortunate that their venom is so mild. Copperheads, unlike most other venomous snakes, strike almost immediately when they feel cornered or threatened. Rattlesnakes and cottonmouths, for example, go through obvious auditory and visual warning displays prior to striking. The rapid strike of the copperhead is actually thought to be a consequence of a lunging, warning display that, unfortunately for the victim, too often occurs when the snake and the disturbing individual are close to each other. The lunging snake, then, makes contact with the victim, pierces the skin with its fangs, and only incidentally injects a very tiny amount of venom into the bite. A bite from a copperhead is a serious medical event! Medical attention is required by anyone bitten by a copperhead!

Veneno
The venom of the southern sub-species of copperhead contains the chemical called “contortrostatin.” It has the potential to be used to control blood vessel formation in cancerous tumors. Breast cancers in mice, for example, treated with contortrostatin grow at a rate that is but 1/3 of the growth rate of tumors that have not been treated with the drug. This is another example of the application of the chemical diversity of nature to the needs and uses of human beings.

Myths
There are many myths about copperheads. One that has come up for me in a variety of conversations and emails concerns the interbreeding of copperheads and black rat snakes to form a new, very active, venomous hybrid snake. The good news is that this cross-species breeding is not biologically possible. These two snake species are, in fact, in different taxonomic families! The chance of these two species successfully interbreeding is as likely as a human being producing viable offspring after mating with a lemur, or a dog being able to hybridize with a house cat! This myth possibly came about because of the previously mentioned observation that black rat snakes and copperheads often den together during hibernation. There is a big difference, though, between communal denning and reproducing!

/> Este sitio tiene una licencia Creative Commons. Ver condiciones de uso.


Turtles are an ancient group of reptiles who have unique shells that protect their bodies. This group includes sea turtles, freshwater turtles and the land-based tortoises. Being reptiles, all turtles lay eggs on land and breathe air.

The crocodiles are stealthy predators and insight fear around the world. They live a semi-aquatic lifestyle and hunt in water, sitting and waiting to ambush their prey. Crocodiles are solidly built animals with short limbs and large, flattened mouths.


Identification of snake - Biology

How to use the identification keys

The usefulness of the Amphibian and Reptile Atlas depends on its accuracy. It is essential that each animal you report is accurately identified. But that's not too hard using the identification keys we provide.

These keys are called dichotomous keys. At each step of the key you compare two descriptions to see which best fits the animal you are identifying. Then you go on to another choice until you've identified the animal.

For example, suppose you are holding some kind of reptile or amphibian from New York and wanted to classify it in the correct group (frogs, salamanders, snakes and lizards, or turtles). You could use the following key. Start at Step 1, below.

1.a. Has external gills salamanders
1.b. No external gills 2

This step means that if your animal has external gills (line 1.a.), then it must be a salamander, and you now know in which of the groups your animal belongs. If you click on the linked text "salamander," your browser will take you to the detailed key to salamanders. If your animal lacks external gills (line 1.b.), then go to Step 2. If you click on the 2, you'll jump down to the next step in the key.

2.a. Has scaly skin or a shell 3
2.b. Has neither scaly skin nor a shell 4

In other words, if it has scales or a shell go to Step 3. If not, jump to Step 4.

3.a. Has a shell turtles
3.b. No shell present lizards and snakes

Again, clicking on turtle will take you to the turtle key, and clicking on lizards and snakes will take you to the lizard and snake key.

4.a. Has a tail as an adult salamanders (and newts)
4.b. No tail as an adult frogs (and toads)

When you go to the key for each major group (frogs, salamanders, turtles, or lizards and snakes) you should start with the key to the families at the top of the page. This will tell you the name of the family in which your animal belongs.

Then you'll jump down the page by clicking on the family name to the key for the members of that family to determine the correct name for the species you are identifying. In the species keys, we provide common and scientific names. Click on the name and see a picture of the animal. (If the name isn't linked, that means we don't have a picture of that species yet.)

Some of the terms used in the keys that might be unfamiliar to you are linked to definitions in the glossary. For example in the salamander key you'll find:

3.a. Costal grooves present 4
3.b. No costal grooves Salamandridae

Clicking on costal grooves will take you to that entry in the glossary. Use the back button on your browser to return to the key. Most browsers will return you to the exact spot in the key where you were. With others you may find yourself dropped off somewhere else in the key.

Take your time when using the keys to get a correct identification. If you don't understand a particular term or can't tell if your animal has this trait, check the definitions we provide, look in the books we've sent, or email [email protected] with your question.

Remember the accuracy of the Atlas depends on you making the correct identification.


Ver el vídeo: Si los ves, corre rápido y pide ayuda! (Diciembre 2021).